Salvemos a los Arboles
tiomiguel@arbolcobre.cl




               Experincia Pública 
      
     Después de la nula acogida de las autoridades, puse mi mirada en el Cerro Blanco ubicada en la comuna de Recoleta, Santiago de Chile.

Alguien planto en este cerro en todo el costado de Avda. Recoleta unos 2000 Eucaliptos y pese a todo el roquerío existente se dieron muy bien llegando inclusive a su etapa adulta. Pero sólo hasta el año 1995 año seco y 1996, que fue la fecha en que la Phoracanta se convirtió en plaga afectando toda la zona central del País, ya en 1998 quedaban unos 200 árboles.
Es aquí que cuento con la colaboración de mis dos hijos Marcelo y Michael con 20 y 18 años en aquel momento, el primero haciendo cartas en el computador y construyendo esta página, el segundo estaba en la Iglesia Católica la Viñita  a los pies del mismo Cerro, preparándose con muchos jóvenes de su misma edad, para la confirmación a fin de ese año.
La idea era tener con ellos la experiencia en el Cerro Blanco, en ese momento, Junio, ya no andaba con una carta pues ya tenia una carpeta con informaciones. A través de Michael se las hice llegar a los monitores; gratamente recibidas se la mostraron al Padre Juan Carlos. Aceptaron mi invitación, pero me pidieron si podía esperar hasta octubre, pues se iba hacer el Encuentro Continental de jóvenes Católicos, y uno de los días en la duración de este encuentro, estaba destinado a la solidaridad, entonces me di cuenta al hacer esta obra, el conocimiento se lo podrían llevar los jóvenes al extranjeros y muy alegremente me dije: (Dios esta conmigo).
Eso sí, el Padre Juan Carlos me pidió un permiso Municipal para dicho evento. Esto me llevo nuevamente a encarar la situación con una autoridad y no lo puedo negar me embargo un pesimismo. Pues ahora no le estaba pidiendo ser escuchado, si no que nada menos, pidiendo un permiso público para la aplicación de clavos de cobre en un Cerro Municipal. Grande fue mi sorpresa, cuando el Director de Aseo y Ornato Sr. Juan Illanes, junto al ingeniero Moisés Villarroel, me atendieron en su oficina y me escucharon. Al final de la reunión el director me pregunto cuantos árboles quedaban, respondí 200.

Luego dijo para toda experiencia nueva no podía ser más del 10% y que me daba el permiso público, pero que no llamara a periodistas para no crear falsas expectativas si la experiencia fracasaba.

Todo totalmente entendible, acepte el trato y así lo hice. Llegado el día 8 de octubre, día de la solidaridad, con permiso en mano, compre 1000 clavos de cobre con 4 martillos y desde la Iglesia Domínica, lugar de acogida del sector norte Santiago, salí  en una romería con 50 jóvenes hacia el Cerro Blanco.

Les di mi discurso, atendí sus preguntas demostré en un Álamo, la colocación del cobre en los árboles. A los jóvenes de países hermanos, les pedí que se llevaran los clavos para sus tierras y luego cuando tuviera esta página les iba poder recibir sus experiencias.

Una anécdota: terminado el discurso y la repartición de 3 clavos por jóven y todos en movimiento subiendo el Cerro, se me acerco un monitor para contarme que en la Iglesia se habían quedado unos 200 jóvenes sin nada que hacer, pues iban plantar árboles pero no llegaron las herramientas. Chuzos y palas.
La respuesta fue a este monitor "Mándame todos los jóvenes que queden en la iglesia, todavía tengo bastantes clavos".

Así que tuve que dar otro discurso y otra repartija de clavos. Todo ocurrió bajo la atenta mirada del ingeniero Moisés Villarroel quien estuvo como supervisor, representante de la Municipalidad de Recoleta.

Un agradecimiento público al Sr. Juan Illanes, que se la jugo conmigo y con todos los jóvenes del Encuentro Continental, que tuvieron participación en este evento. Y que con este permiso le quitaron a la municipalidad de Recoleta, la juridicción del Cerro Blanco, él que fue entregado a la Dirección del Parque Metropolitano

Resultado año 2008, los árboles gozan de excelente salud y cualquier persona podrá observar estos eucaliptos desde la virgen del Cerro San Cristóbal, digo esto porque aún el publico no puede subir al Cerro Blanco, pues las obras que debieran hacerse para convertirlo en un parque en su nivel medio y superior, son inexistentes, sólo esta terminado la iluminación de la calle hasta la cumbre, y que sólo fueron encendidas una sola vez para ver si funcionaban

Aqui debo informarles que me han hecho la pregunta "Porque defiendo tanto los Eucaliptos, si son exoticos e invasivos, y yo les respondo, que si yo nesecito una puerta, tengo que cortar un árbol y prefiero que sea un Eucalipto o un Pino Radiata, antes que un árbol Nativo.